www.smfairview.com - www.mysticinca.com - www.idoproxy.com
Resultados 1 al 5 de 5

Tema: Expedición al Mar Rojo; Primera parte: Viaje al Cairo

  1. #1
    Forero caminante

    User Info Menu

    Expedición al Mar Rojo; Primera parte: Viaje al Cairo

    https://escarpiiiiiin.blogspot.com/20...era-parte.html

    Con solo el equipo de buceo facturado y con unas camisetas, unos pantalones y unos pareos embarcaba en el vuelo de Egypt Air junto a Carlos y Marina.

    Era mi primer gran viaje fuera de España, por eso, entre que Carlos se había ocupado de toda la organización del viaje y que ellos habían visitado más países, yo me iba dejando guiar en todo, hasta tal punto que fue cuando me subí en el avión cuando se me ocurrió pensar… ¿Cómo nos vamos a comunicar allí?

    La respuesta de Marina sonó tremendamente segura…

    - En inglés.

    Cuando aterrizamos en el aeropuerto de El Cairo, buscamos al contacto de la agencia Abando. Le encontramos y nos llevó a una furgoneta con dirección al hotel Zoser, en la Avenida de las Pirámides.

    Para llegar al hotel había que atravesar El Cairo, por lo que asomados por las ventanas mirábamos inquietos y comenzábamos a familiarizarnos con el caos de la ciudad, mientras el guía intentaba convencernos de los beneficios de contratarle a él y a su amigo para que nos enseñaran la ciudad durante los tres días que pasaríamos allí, antes de dirigirnos a Sharm el Sheikh a explorar las profundidades del Mar Rojo.

    Al llegar al hotel por fin nos deshicimos de nuestro proyecto de guía y nos encontramos con nuestra primera sorpresa.

    Carlos había reservado una habitación doble con una cama supletoria para los tres. Marina y yo nos quedamos extrañados, sobre todo sabiendo que Carlos a las diez o como muy tarde a las diez y media recibe todos los días de manera puntual la visita de Morpheo y cae rendido en sus brazos, pero en fin, cuando estábamos a punto de acabar de acoplarnos recibimos la segunda sorpresa. La cama supletoria, que por supuesto me tocó a mí, estaba coja.

    Por supuesto protestamos. Tercera sorpresa: lo último que nos podíamos esperar es que la solución que nos ofreciera un hotel de cuatro estrellas fuera calzar la pata de la cama con un plato de comida para perros, pero como estábamos agotados del viaje, accedimos con tal de quedarnos por fin solos.

    Al día siguiente Carlos, Lonely Planet en mano nos levantó bien temprano con intención de recorrer todas las mequitas que recomienda la guía.

    Al salir del hotel cogimos un taxi, y fue ahí cuando me di cuenta que lo que Carlos y Marina sabían decir en inglés era:

    - “How much?” Y “very expensive”

    Por lo que haciendo memoria de las clases de inglés del instituto me convertí sin comerlo ni beberlo en el traductor oficial de la expedición.

    El caso es que con el primer taxi que cogimos pudimos comprobar el tremendo caos que es el tráfico en El Cairo, los coches tienen una especie de idioma que interpretan con el claxon, un “pi” significa hola, dos, apártate, tres, disculpa, dos cortos y uno largo, luego nos vemos, en fin, es como una especie de código morse egipcio.

    Además, la existencia de pasos de cebra, semáforos y policías de tráfico son meramente ornamentales, ya que no se respeta a ninguno de ellos, por no hablar de las veces que en las grandes avenidas se meten en dirección contraria con la mayor tranquilidad del mundo.

    Creo que a mitad de la mañana ya había perdido la cuenta de todas las mezquitas que habíamos visitado, entre tanta mezquita, el tráfico, el insoportable calor de El Cairo y Carlos anunciándonos las siguiente cuarenta mequitas que quería visitar me encontraba agotado.

    Cuando llegó la hora de comer no teníamos hambre, al beber tanta agua para aliviar el calor teníamos el estómago lleno y éramos incapaces de comer nada.

    Por fin llegamos a visitar el Zoco, el mercado de Khan el Khalili, donde todos los comerciantes pretendían llamar nuestra atención de cualquier manera diciéndonos a nuestro paso:

    - Eh, Antonio Banderas (como llevaba el pelo largo, les valía como excusa simpática)

    - Pasa aquí.

    - Catalán? Madrileño?

    - Eh, pasa aquí, yo engaño menos (y no se ponían ni colorados)

    Fuimos de tienda en tienda, entrabamos e intentábamos regatear, digo intentábamos porque pasábamos más tiempo discutiendo entre nosotros que con el tendero.

    Quisimos ira tomar un té al café de los espejos, ¿por qué en el café de los espejos? Pues porque lo decía la Lonely, como no.

    Después de visitar dos o tres mezquitas más y subir a otros tantos minaretes volvimos al hotel en busca del fresquito de la piscina y del aire acondicionado.

    Cuando llegamos a la piscina nuestra sorpresa fue total, los hombre iban en bañador como en cualquier sitio, pero los bañadores de las mujeres eran como pijamas con burka, ya que les cubría desde los pies hasta la cabeza.

    Por fin cayó la noche acompañada de una temperatura mucho más soportable que el calor del día. Salimos a dar un paseo y acabamos de nuevo en el Khalili, un Zoco árabe ha de visitarse siempre de día y de noche, es como si fueran diferentes.

    Por fin decidimos en que restaurante meternos, uno que encontramos paseando fuera del Zoco y que no estaba destinado a turistas.

    Cuando por fin volvimos al hotel mi sensación era muy distinta a la esperada. Desde pequeño siempre había querido ir a Egipto, el mundo egipcio, las pirámides, los faraones, el Nilo… no era la imagen que transmitía El Cairo. La imagen que te llevas cuando visitas la ciudad es más bien de mundo árabe puro, mezquitas, minaretes, tumbas árabes… pero de mundo egipcio nada, ni siquiera logramos encontrar a nadie que nos llevara a un supuesto cementerio Copto que nos indicaba la guía.

    En fin, al día siguiente tocaba visitar las pirámides y por fin podría tomar contacto con ese mundo que tanto me hizo soñar cuando era pequeño.

  2. #2
    Forero caminante

    User Info Menu

    Expedición al Mar Rojo; Segunda parte: Explorando las pirámides

    La noche fue movidita, Carlos se durmió enseguida pero Marina y yo estábamos animados y no podíamos dejar de hablar y reír. Para no despertar a Carlos nos bajamos a la discoteca del hotel, pero cuando vimos que en ella solo había hombres metiendo billetes entre las braguitas de unas chicas que bailaban, nos volvimos a la habitación corriendo sin entender la relación entre los bañadores que habíamos visto en la piscina y la ropita interior que habíamos visto en la discoteca.

    Al llegar a la habitación y aunque nos parapetásemos en la bañera para que no se oyeran nuestras risas acabamos despertando a Carlos que nos gruñó en repetidas ocasiones.

    A la mañana siguiente todo el mundo andaba quemado, Carlos porque no le habíamos dejado dormir y Marina y yo porque el día anterior acabamos hasta la coronilla de la Lonely, así que se la escondimos.

    Cuando subimos a la habitación después de desayunar y viendo que Carlos puso la habitación patas arriba acabamos devolviéndosela.

    Nos fuimos a visitar las pirámides con un taxista que el día anterior nos había ofrecido un buen precio por la visita y que acabamos adoptando como nuestro taxista particular.

    Llegamos a Giza y por fin pude ver lo que durante tantos años había soñado, La imponente pirámide de Keops flanqueada por sus dos escoltas, Kefrén y Micerinos y detrás de ellas, un impresionante desierto.

    Me acerque despacio a la pirámide de Keops, no me quería perder ningún instante, ninguna de las sensaciones que ese momento me estaba ofreciendo. Podía ver las inmensas moles de piedra que la formaban y todos los documentales que había visto sobre su historia se agolpaban en mi cabeza.

    Nos enteramos de que estaba permitido entrar, así que no desperdiciamos la oportunidad. Si bien, la pirámide por fuera resultaba realmente impresionante, entrar en ella me defraudó, solo era un largo y estrecho pasillo en el que había que entrar agachado y que desembocaba en la sala del faraón, donde solo estaba el soporte donde yació su sarcófago y las paredes habían perdido todo su color.



    La cámara me había defraudado tremendamente, pero sin embargo, en ese momento por algún motivo me abstraje, de manera que el estado de la cámara dejó de tener importancia para mí y lo único que me recorría, era la sensación de encontrarme dentro del lugar construido como tumba para el faraón Jufu.

    Cuando salimos de la pirámide, comenzamos a pasear por los alrededores y al llegar a la de Micerinos, un chacal subido en una de sus piedras nos observaba como quisiera darnos la bienvenida.

    No me cansaba de deambular entre ellas, pero todavía nos faltaba una maravilla más por disfrutar, la gran Esfinge.

    A pesar de encontrarse en pleno proceso de restauración ya que parece que “sufre una enfermedad” resultaba igualmente fascinante.

    Cuando salimos nos dirigimos disparados a una especie de McDonalds pero en plan árabe con hamburguesas de Kebab o algo así, con la única intención de refugiarnos del calor y aprovecharnos de su aire acondicionado mientras nos hidratábamos, pero como los ánimos andaban algo caldeados desde la noche anterior, acabamos con un enfado pasajero que propició que Carlos se fuera por su cuenta al Museo Egipcio de El Cairo mientras Marina y yo nos fuimos con nuestro taxista a continuar nuestro tour.


    Nos dirigimos visitar la más antigua de las pirámides, Sakkara, la primera pirámide escalonada de la que se tiene constancia.

    La entrada impresiona, ya que se realiza mediante los restos de un enorme templo. El templo si era bonito, la pirámide no impresionaba mucho por fuera y además no permitían el paso a su interior, sin embargo a unos metros se encontraba una pequeña tumba donde si permitían el paso. El estado de conservación era excelente, los dibujos mantenían sus colores y estaba compuesta por varios pasillos y cámaras.

    Había un vigilante que nos dijo que estaba prohibido hacer fotos y grabar video, aunque en realidad no estoy muy seguro de que no fuera uno que se había puesto ahí para recaudar algún dinero a cambio de dejar usar las cámaras.

    Marina y yo pasamos el rato jugando al gato y al ratón con él hasta el punto de que el hombre se volvía loco persiguiéndonos cuando nos separábamos para despistarle.

    Después nos dirigimos a visitar Menfis, la antigua capital del imperio egipcio, en la que a pesar de no quedar casi nada se conservan algunas estatuas realmente imponentes.

    Regresamos al hotel y después de hacer las paces con Carlos y volver a refrescarnos en la piscina de los bañadores largos salimos a cenar a un pequeño centro comercial que había frente al hotel.

    Nos metimos de nuevo en un MacDonalds local y de alguna manera acabamos hablando con el dueño, a quien después de mostrar su interés por visitar España, le pusimos la cabeza como un bombo hasta el punto de convencerle de que montara una franquicia en la Gran Vía.


    Cuando regresamos al hotel Marina advirtió que le faltaba su acondicionador para el pelo, lo cual hizo entrar en un bucle momentáneo cuando le dije que no pasaba nada, que bajaríamos a comprar uno, a lo que respondió una y otra vez de rodillas en la cama:
    - Pero si aquí no hay, aquí no hay, aquí no hay…..
    Poco después se calmó y comenzamos a reírnos del tema.

    Al llegar a la cama acabé derrumbándome, ya me estaba encontrando mal antes pero al llegar la noche rocé incluso el delirio. Resultó muy evidente que visitar las pirámides a 50 grados a la sombra sin cubrir la cabeza no resulta una buena idea. Víctima de una insolación de caballo me acurruqué con mis delirios en la cama mientras Marina me vigilaba.
    Última edición por andres; 29/03/2011 a las 11:39

  3. #3
    Forero caminante

    User Info Menu

    Egipto; Expedición al Mar Rojo (todo lo que toquéis, puede heriros o mataros)

    Al día siguiente visitamos el museo egipcio de El Cairo. Como Carlos ya lo había visitado, se quedó fuera y nos ofreció muy amablemente la Lonely para que pudiéramos guiarnos por su interior. Nos indicó que era lo que teníamos que ver y en que página se encontraba la información, así que nos metimos en el museo, guardamos la guía en la mochila para no hacerla ni caso y nos dedicamos a deambular entre momias, vasijas, sarcófagos y como no, a admirar la maravillosa mascara de Tutankamon...
    Última edición por andres; 12/04/2011 a las 12:14

  4. #4
    Forero caminante

    User Info Menu

    Egipto: Expedición al Mar Rojo (Desenlace)

    https://escarpiiiiiin.blogspot.com/20...desenlace.html

    Por fin zarpamos y tomamos rumbo a las profundidades del Mar Rojo. La primera inmersión fue de tanteo, como en el Mar Rojo se bucea con botellas de aluminio, había que intentar coger el peso adecuado para llevar bien la flotabilidad, así que me pasé toda la inmersión con el culo en pompa, ya que me faltaban un par de kilitos en el cinturón. Además de eso, tenía que apañarme con la cámara de video y con la de fotos, en fin, que parecía el Inspector Gadget.


    De todas maneras.........

  5. #5
    Forero caminante

    User Info Menu

    Re: Expedición al Mar Rojo; Primera parte: Viaje al Cairo

    jajaja.. me encanto leer tus aventuras..parece que carlos es muy gruñon entonces jaja.. spero que sigas relatandonos mas de tu viaje y experiencias en aquel pais mistico al que pienso visistar muy pronto.
    saludos desde México!

Temas similares

  1. Egipto: Expedición al Mar Rojo (Desenlace)
    Por Escarpiiiiiin en el foro Egipto
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/04/2011, 22:06
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 02/04/2011, 21:47
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/03/2011, 22:55
  4. Cultura Viajera, Primera Parte : BILLETES AÉREOS
    Por alvarome en el foro EUROPA
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 18/06/2010, 14:17
  5. COMPAÑEROS DE VIAJE PARA EL CAIRO
    Por en el foro ÁFRICA
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 23/11/2007, 23:00

Otroso viajeros han llegado aquí buscando:

expedicion en el mar rojo

ispector gadget en visita a las piramides

viajes mar rojo foro

mar rojo es roro

como ir de expedicion

compras en el mar rojo foro

viaje piramides mar rojo

primera expedicion piramides egipto

desde ela cairo al mar rojo foro

esplorando las profundidades del mar

mar rojo foro lonely

foro viaje de buceo al mar rojo

turismo mar rojo foro

foro nuestro viaje al mar rojo

Mar Rojo parte 1

me abstraje de tal manera

viajes al cairo de primera

habiamos visitado las piramide escalonada

explorando las profundidades del mar

Tiendas de buceo el cairo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •